ROMA ÆTERNA "UNA VOCE"
Sede: Calle Laforja 21, 08006 Barcelona (España)
Apartado 5.203, 08080 Barcelona
romaeterna@terra.es



EL CARDENAL ROUCO AUTORIZA EN MADRID LA MISA TRADICIONAL

Parroquia San Luis de los Franceses
Calle Lagasca, 89 - 28006 Madrid
Domingos y Festivos: 19.00 horas

Elsemanaldigital.com
Al igual que en otras ciudades de Europa, desde el pasado domingo podrá asistirse en la capital de España a la misa tradicional celebrada según el rito de San Pío V por deseo del Papa.

23 de diciembre. Se trataba de un viejo deseo de Juan Pablo II, quien en 1988 instó a los obispos diocesanos a permitir la celebración de la misa con el rito antiguo a los fieles que lo solicitasen. En los últimos meses, varios purpurados de un gran peso en la Curia habían apostado decididamente por ello, muy en particular el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Joseph Ratzinger. Y algunos, como el cardenal Jorge Medina, ex prefecto de la Congregación para el Culto Divino, y el cardenal Darío Castrillón, actual prefecto de la Congregación del Clero, la han celebrado ellos mismos con toda publicidad y solemnidad.

Tratándose de tres de los más importantes dicasterios del Vaticano, se traducía con claridad un deseo vehemente de Roma de que el rito vigente en la Iglesia hasta 1969, y que nunca había sido prohibido, quedase accesible para los fieles que lo demandaran. En los últimos meses los obispos de las principales ciudades de Europa lo facilitan, y entre ellos el cardenal Antonio María Rouco, quien ha autorizado dicho culto en la Iglesia de San Luis de los Franceses de Madrid.

El domingo, en presencia del párroco, el padre Rhodes, y del vicario diocesano para la vida consagrada, Joaquín Martín Abad, tuvo lugar la primera misa solemne, que ofició el prior general del Instituto de Cristo Rey, monseñor Gilles Wach. Al finalizar la celebración, los más de 300 asistentes (la mitad de los cuales, por su edad, jamás pudieron conocer dicho rito) escucharon las palabras de bienvenida del vicario.

Éste indicó que la pluralidad de ritos servirá para que cada fiel encuentre el más apropiado para su enriquecimiento espiritual, y de este modo se cumplan las instrucciones del cardenal Rouco para aplicar en Madrid el motu proprio Ecclesia Dei que promulgó el Papa en 1988. .