ROMA ÆTERNA "UNA VOCE"
Sede: Calle Laforja 21, 08006 Barcelona (España)
Apartado 5.203, 08080 Barcelona
romaeterna@terra.es



Las "Normas" de 1986


En el verano de 1986, fue constituida una comisión ad hac de ocho cardenales du curia para verificar si el indulto de 1984 era operante. Dicha comisión se encontró con que, en la práctica, éste resultaba una medida "poco caritativa", por lo que presentó recomendaciones detalladas para una nueva reglamentación para toda la Iglesia. El tenor de estas recomendaciones puede resumirse así:


1. En los oficios del Rito Romano, debe darse a la lengua latina el honor que le es debido ("debita honor"). Los obispos deben, pues, poner cuidado en que los domingos y dias festivos sea celebrada al menos una misa en latín en cada localidad importante de sus respectivas diocesis. No obstante, las Lecturas podrán ser dichas en lengua vernácula.


2. Para sus misas privadas todos los sacerdotes pueden, en cualquier tiempo, emplear el latín.


3. El sacerdote tiene derecho, para cada misa celebrada en latín -con o sin fieles-, de escoger libremente entre el Misal de Pablo VI (1970) y el de Juan XXIII (1962).


4. Si el celebrante escoge el Misal de Pablo VI, debe atenerse a las rúbricas de de dicho Misal.


5. Si el celebrante escoge en cambio, el Misal de Juan XXIII, viene obligado a usar las rúbricas de éste, pero puede:


- emplear sea latín, sea la lengua vernácula para las lecturas, y

- tomar alguno de los Prefacios y las oraciones suplementarios del Propio de la Misa contenidos en el Misal de Pablo VI, e introducir la "oración universal de los fieles" (intercesiones).

6. El calendario litúrgico para las fiestas será el del Misal escogido por el celebrante.


En virtud del Rescripto de la Pontificia Comisión "Ecclesia Dei", de fecha 18 de octubre de 1988, las precedentes normas constituyen el criterio empleado por dicho órgano de la Curia Romana para la concesión del uso del Misal Romano según la edición típica de 1962.