ROMA ÆTERNA "UNA VOCE"
Sede: Calle Laforja 21, 08006 Barcelona (España)
Apartado 5.203, 08080 Barcelona
romaeterna@terra.es



DE LA TEOLOGIA DE LA LIBERACION A LA TEOLOGIA DE LA PERSECUCION

El cardenal Ratzinger denuncia la ayuda a grupos subversivos latinoamericanos ofrecida por el Consejo Ecuménico de las Iglesias.

ROMA, 9 jun 97 (ZENIT).- El cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe y uno de los teólogos más reconocidos del período que ha seguido al Concilio Vaticano II, reveló en una rueda de prensa que presidió hoy en Roma que, al acercanos al tercer milenio, la teología es cada vez más consciente de que su misión pasa necesariamente por la persecución. «En este sentido –dijo este hombre de confianza de Juan Pablo II– la teología de la liberación está dejando paso a la teología de la persecución. (...) Si la teología es concebida sólo como liberación del poder terreno se equivoca». La palabra de Dios es más importante que la vida y el cristiano tiene que estar dispuesto a entregarse totalmente a ella, dijo el cardenal Ratzinger. El cardenal bávaro se refirió, sin duda, a un concepto profundo de persecución. Indica la disponibilidad del cristiano y particularmente del teólogo a renunciar al dinero o a la fama. En este sentido, el martirio más difícil de afrontar de los cristianos de finales del siglo XX es la prueba del ridículo.


En otro orden de cosas, el cardenal Ratzinger denunció también, en el mismo encuentro con la prensa, la financiación que ha ofrecido el Consejo Ecuménico de las Iglesias a los movimientos de subversión presentes en América Latina. El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe confesó que en sus numerosos encuentros con los obispos de la región ha sido informado sobre estas actividades sospechosas. Sin embargo, Ratzinger no quiso hacer un juicio de valor sobre lo acontecido, pues reconoció que esta ayuda quizá estaba animada por «buenas intenciones», aunque reconoció que el resultado de estas donaciones tuvieron un efecto «muy dañino» para «el anuncio del Evangelio» en el Continente de la esperanza.


La intervención del cardenal alemán tuvo lugar con motivo de la presentación del libro «Il quinto sigillo» ( El quinto sello) del teólogo italiano Nicola Bux. En su libro, Bux asegura que en los años sesenta y setenta «Muchos sectores cristianos, especialmente protestantes dieron su apoyo a movimientos marxistas y animaron, dentro del catolicismo, la consolidación de la Teología de la Liberación». El experto en ecumenismo afirma que el Consejo apoyó las «campañas de ayuda a las revoluciones en Latinoamérica», pero no hizo lo mismo con los cristianos y las «Iglesias del silencio» de Europa oriental. De este modo, Bux alega que después del Concilio la Iglesia del silencio pasó a ser la «Iglesia sobre la que se guardaba silencio».


El Consejo Ecuménico de las Iglesias fue inaugurado oficialmente en 1948 durante su primera sesión que tuvo lugar en Amsterdam. Actualmente está compuesto por 382 iglesias que agrupan a un total de unos 500 millones de fieles entre protestantes, ortodoxos, y anglicanos. La Iglesia católica no forma parte de esta organización que es considerada comúnmente como la ONU de los cristianos.


La presentación del libro ofreció la posibilidad a Ratzinger de explicar cuál es el camino que puede llevar a los cristianos de las diferentes confesiones a la unidad. El cardenal alemán consideró este sendero estará marcado por el ejemplo de los mártires de todas las iglesias, católicos, protestantes, ortodoxos, anglicanos..., pues son testigos del mismo Cristo.


Jean Claude Perisset, secretario adjunto del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, organismo de la Santa Sede que en estos momentos está entablando estrechos contactos tanto con ortodoxos como con protestantes, recordó que Juan Pablo II creó en el marco de la preparación hacia el gran jubileo del año 2000 una comisión mixta que estudia junto a otras iglesias cristianas el reconocimiento de los mártires cristianos de este siglo, independientemente de que fueran católicos. En este «martirologio» deberán aparecer, según monseñor Perisset, no sólo los mártires del comunismo ateo si no también otras figuras que dieron la vida por Cristo. El dignatario vaticano aludió como ejemplo posible a monseñor Romero, arzobispo de San Salvador y a Martin Luther King.


Fuentes de la Iglesia rusa informaron hoy que Juan Pablo II podría reunirse el próximo sábado 21 de junio con el patriarca ortodoxo de Moscú, Alejo II. Sería la primera vez en la historia que tendría lugar un encuentro entre el obispo de Roma y el obispo de Moscú. El evento se celebraría con motivo de la Asamblea Ecuménica de Graz, que se tendrá lugar del 23 al 29 de junio en Graz (Austria). En el encuentro participarán representantes de 125 iglesias europeas para afrontar el tema de la «Reconciliación, don de Dios y manantial de nueva vida». Ofrecerá una oportunidad privilegiada para que todos los cristianos de Europa se interroguen sobre la manera en que el amor evangélico ha de sustituir al odio religioso, étnico, político, etc. que todavía deja su lastre en muchos corazones.


A la reunión entre el Papa y Alejo II no asistirá el patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, pues en el último año ha experimentado serias divergencias con el patriarca de Moscú.


ZE970609-2